ACTUALIDAD

La Empresa Familiar pide al Gobierno un entorno no hostil, con reglas claras y predecibles, y un marco fiscal que “no sea peor que el del resto de Europa”

La Empresa Familiar pide al Gobierno un entorno no hostil, con reglas claras y predecibles, y un marco fiscal que “no sea peor que el del resto de Europa”

· La pandemia provocó en 2020 una caída de la facturación en el 57% de las empresas familiares, pese a lo cual dos de cada tres han logrado mantener o aumentar empleo en el mismo periodo, según el Observatorio de la Empresa Familiar elaborado por el IEF y Deloitte


· Sol Daurella, Juan March de la Lastra, Miguel Abelló y Sabina Fluxá, asumen cuatro vicepresidencias del IEF, mientras que Vicente Boluda,  Andrés Sendagorta y Eloi Planes se incorporan como vocales a la Junta Directiva, de la que salen, en cumplimiento de los estatutos, Juan Roig y Jorge Sendagorta

 

El presidente del IEF, Marc Puig, reiteró ayer ante la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, el compromiso de las empresas familiares españolas de contribuir al esfuerzo que el país debe realizar para superar la crisis que ha provocado la pandemia, y para ello, reclamó que desde el Ejecutivo y las instancias políticas se cree un entorno favorable para la inversión, con reglas claras y predecibles, “un entorno que no sea hostil y que permita a los agentes económicos desarrollar sus proyectos en igualdad de condiciones con sus competidores” europeos.

 

En su intervención en el transcurso de la Asamblea Anual del IEF, en cuya clausura participó Calviño -presentada por Fernando Ruiz, presidente de Deloitte-, Puig recordó que en un momento tan excepcional como éste, y mientras países como Francia, Alemania, Italia, Portugal o Grecia dedican un mayor porcentaje de sus recursos a ayudas directas y a salvaguardar el máximo de empresas, al tiempo que reducen la carga fiscal, “nosotros la aumentamos, con la intención de alcanzar el 40 por ciento del PIB, lo que significará incrementarla en seis puntos adicionales”. Algo que, en su opinión, sólo se podrá hacer aumentando la presión fiscal de los que ya pagan muy por encima de sus competidores europeos. “Eso, claramente, no va a facilitar la recuperación”, señaló.

 

“Nosotros entendemos y apoyamos los esfuerzos para reequilibrar nuestras cuentas públicas y paliar las situaciones que ha creado la pandemia”, dijo el presidente del IEF. “Solo pedimos estabilidad y disponer de un marco tributario que no nos penalice competitivamente. Un marco que no ponga en riesgo nuestra continuidad como empresas. Ningún otro país de nuestro entorno mantiene algunos de los tipos impositivos que más afectan a la empresa familiar”, aseguró Marc Puig.

 

Para el presidente del IEF, la fiscalidad, en ningún caso debería “determinar que empresas españolas enraizadas en nuestro territorio y nuestra sociedad tengan que ser vendidas a terceros. Y por el contrario, si estuvieran radicadas en según qué comunidades o cualquier otro país vecino, eso se hubiera podido evitar”.

 

Respuesta sin precedentes de la UE


La singularidad de esta pandemia “y la enorme dimensión de sus efectos han recibido respuestas también sin precedentes de la UE”, recordó Marc Puig. Por primera vez en la historia del proyecto europeo, “estamos asistiendo a un ejercicio de emisión de deuda por la Unión en beneficio de todos sus miembros”, lo cual va a permitir que los países más afectados por la crisis, entre ellos España, vayan a disponer de transferencias de fondos y financiaciones por importes nunca vistos.

 

Los empresarios, sin embargo, se han sentido a menudo excluidos de los procesos de deliberación respecto a los fondos europeos. “A menudo -señaló Puig- percibimos una cierta desconfianza desde las administraciones públicas. En su momento, por ejemplo, ya presentamos en colaboración con el IESE, ideas de cómo afrontar este diseño del despliegue de los fondos, con iniciativas público– privadas, siguiendo el ejemplo de algunos países de nuestro entorno, que no tuvo eco”.

 

En este mismo sentido, recordó que “nuestro compromiso democrático es incuestionable y, en ningún caso, pretendemos incidir en las decisiones que adoptan las mayorías parlamentarias y los gobiernos que los españoles nos hemos dado. Pero nos cuesta entender por qué no se aprovechan las evidentes ventajas que podrían derivarse de una actuación conjunta entre administración y empresas”.

 

Como ejemplo de cuál debe ser, en su opinión, el camino adecuado, Puig citó el caso de Italia y el plan de recuperación que va a poner en marcha el Gobierno que preside Mario Draghi, y que resumió en tres ideas: bajada de impuestos, menos burocracia y más competencia. Y eso que, en su opinión, no es Italia precisamente “el ejemplo de país con niveles de deuda menores que el de España”.

 

Puig recordó que el plan elaborado por Draghi cuenta con el respaldo del 86% de parlamento italiano, lo que garantiza su continuidad en el tiempo. “¿No ha llegado la hora de afrontar estos retos de país, estos retos de futuro, mediante un acuerdo amplio?”, se preguntó el presidente del IEF. “Hemos visto cómo somos capaces de producir vacunas en tiempo récord; cambiar las reglas financieras de la Unión Europea; poner en marcha campañas de vacunación; ¿no vamos a ser capaces de fijar acuerdos básicos de futuro? Sería deseable que, en la resolución de las grandes cuestiones políticas que nos toca resolver como sociedad estuviésemos guiados también por una visión a largo plazo y de consenso”, recalcó.

 

Observatorio de la empresa familiar


Con anterioridad a la clausura, el director general ejecutivo del IEF, José Luis Blanco, presentó el Observatorio de la Empresa Familiar, elaborado por el IEF y Deloitte, y en el que se recogen, entre otras cosas, los efectos que la pandemia ha tenido en la actividad y las cuentas de las empresas familiares que forman parte del IEF y de las Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar vinculadas. La principal conclusión es que la crisis ha golpeado a las empresas familiares, pese a lo cual la mayoría han logrado mantener e incluso aumentar plantilla.

 

En concreto, según los datos del Observatorio, el número de empresas familiares que registraron pérdidas en 2020 se multiplicó por tres respecto a 2019, pasando del 4% del total al 12%. Más de la mitad de las empresas objeto del Observatorio, el 57%, vieron descender su facturación. Por el contrario, hubo un 36% que consiguieron aumentarla.

 

Con todos estos datos, un 62% de las empresas -casi dos de cada tres- han conseguido aumentar o mantener plantilla, mientras que el 38% la disminuyeron.

 

Renovación de la Junta Directiva


En el transcurso de la Asamblea del IEF, el presidente del Instituto tuvo asimismo un sentido recuerdo para los socios fallecidos recientemente, entre ellos su propio padre, Mariano Puig, y José Moya, presidente de Persán. “Los mayores -dijo- completan su obra y dejan paso a las nuevas generaciones” y éstas “deben asumir la responsabilidad de desarrollar su propia contribución al proyecto común”. En esa línea se inscriben los cambios llevados a cabo en el seno de la Junta Directiva del IEF y que han sido refrendados por la Asamblea de Socios.

 

A partir de ahora, la Junta Directiva contará con cuatro vicepresidencias, que ocuparán Sol Daurella, presidenta de Coca Cola Europacific Partners, Sabina Fluxá, vicepresidenta y CEO del Grupo Iberostar, Juan March de la Lastra, presidente ejecutivo de Banca March, y Miguel Abelló, presidente ejecutivo de Torreal. Se incorporan como vocales Andrés Sendagorta, presidente de Sener, Vicente Boluda, presidente de Boluda Corporación Marítima, y Eloi Planes, presidente ejecutivo de Fluidra. Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló Corporación Empresarial, que hasta ahora era vicepresidente, se mantiene como vocal. Por su parte, Joaquín Uriach, presidente del Grupo Uriach, asume las funciones de tesorero, que hasta ahora desempeñaba Carmen Ríu, consejera delegada de Grupo Ríu Hoteles & Resorts, que continúa como vocal. Por último, en cumplimiento de los estatutos, dejan la Junta Directiva Juan Roig, presidente de Mercadona, y Jorge Sendagorta, ex presidente de Sener.

 

Fuente: Instituto de la Empresa Familiar. 

Banca March, entre las 10 mejores empresas para trabajar en España

Banca March, entre las 10 mejores empresas para trabajar en España

Banca March se incorpora por primera vez al ranking de Best Workplaces España, que elabora la consultora independiente Great Place to Work, y se posiciona en 2021 entre las 10 primeras posiciones, siendo el único banco español que figura en la clasificación, lo que la acredita como una de las Mejores Empresas para Trabajar en España.

 

La entidad, que cuenta con la mayor solvencia del sistema financiero español, obtiene así un nuevo respaldo a su modelo de negocio único, basado en profesionales formados en la mejor escuela de gestores de la banca española para el asesoramiento patrimonial y a la empresa familiar, un uso creciente de la tecnología al servicio del negocio, productos exclusivos como la Coinversión y el liderazgo en la calidad de servicio percibida por los clientes.

 

Según Great Place to Work, firma líder en la certificación de Excelentes Lugares para Trabajar, 8 de cada 10 empleados de Banca March afirman que la compañía es un «Gran lugar para trabajar». De la encuesta realizada por la consultora se desprende que el nivel de confianza (Trust Index) obtenido por Banca March es del 78%. Para entrar en el ranking, la valoración que otorgan los empleados tiene que ser, como mínimo, del 70% en el indicador que mide la confianza en su empresa.

 

Tras un diagnóstico del ambiente en la organización, que se realiza a partir de un cuestionario a los empleados y una evaluación específica de las prácticas y políticas implantadas en gestión de personas, Banca March ha obtenido el reconocimiento como «Gran Lugar para Trabajar», que acredita que se trata de una organización que destaca por una «cultura de confianza, donde las personas están orgullosas de lo que hacen y su desarrollo profesional, trabajan juntas como equipo y logran sus objetivos corporativos», según definición de Great Place to Work.

 

De los resultados de la encuesta se desvela la especial valoración que sus profesionales hacen de la honestidad de los directivos (88%), el orgullo de ser parte de la organización (90%) y el orgullo por los logros obtenidos (84%), entre otras cuestiones.

 

Fuente: Última Hora

Reunión de las asociaciones territoriales y el IEF con el alcalde de Madrid

La presidenta de la ABEF, Esther Vidal, junto con el resto de presidentes de las diferentes asociaciones territoriales de Empresa Familiar y el presidente y director general ejecutivo del Instituto de la Empresa Familiar, Marc Puig y José Luis Blanco, se reunieron ayer tarde con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida.

 

El edil compartió con todos los presentes la iniciativas que se han llevado a cabo desde el Ayuntamiento de Madrid para hacer frente a los efectos de la pandemia, con especial énfasis en lo acometido en el ámbito empresarial. Almeida destacó acciones como los Acuerdos de la Villa, firmados en julio del año pasado tras el acuerdo unánime de los grupos municipales, las políticas fiscales de reducción de impuestos adoptadas por el consistorio y la iniciativa Madrid Futuro, fruto de la colaboración público-privada, con la que se pretende transformar la ciudad de Madrid y contribuir al desarrollo sostenible.

 

En el encuentro, los representantes del IEF también tuvieron la oportunidad de compartir sus inquietudes, líneas de trabajo y los principales objetivos de la entidad, así como de las 18 asociaciones territoriales que agrupan a 1.500 empresas en distintos puntos de la geografía española.

 

Para hoy, está prevista la celebración de la Asamblea General de Socios del IEF.

 

Fuente: Diario del Ayuntamiento de Madrid.

La COVID-19 afianza el modelo sostenible en la empresa familiar

La COVID-19 afianza el modelo sostenible en la empresa familiar

El 91% de empresas familiares que han participado en una encuesta lanzada por la Associació Balear de l’Empresa Familiar ya trabaja en acciones vinculadas a la sostenibilidad


En su compromiso con las generaciones futuras y la creación de un futuro sostenible, los miembros de la Associació Familiar de l’Empresa Familiar no han dejado de incrementar los esfuerzos en materia de sostenibilidad, igualdad y responsabilidad social, pese a la pandemia. El 91% de los socios que han respondido a una encuesta realizada por la ABEF afirma estar trabajando en la actualidad en acciones vinculadas a la sostenibilidad y el 70% reconoce que ésta forma parte de su plan estratégico. “Los datos obtenidos constatan que las empresas familiares de Baleares van más allá del cumplimiento normativo y velan por la ética empresarial con normativas de integridad en su relación con las plantillas, proveedores y toda la cadena de valor y suministro, así como con el medio ambiente”, sostiene Esther Vidal, presidenta de la ABEF. 


Las empresas familiares baleares han abrazado la Agenda 2030 y siguen desarrollando estrategias vinculadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La instalación de placas fotovoltaicas, la incorporación de acciones encaminadas a reducir la huella de carbono y el notable incremento del reciclaje y tratamiento de residuos son solo algunas de las actuaciones medioambientales que han integrado en su día a día, si bien la sostenibilidad también se extiende al plano social y de gobierno en muchas de ellas.


Sin ir más lejos, Meliá Hotels International ha sido reconocida este año como la segunda compañía turística más sostenible del mundo por el Corporate Sustainability Assessment (CSA) de S&P Global, uno de los ránquines mundiales más prestigiosos.  Su respuesta ante la COVID-19 con el programa Stay Safe with Meliá, entre otras prácticas, ha sido valorada en esta edición. Las actuaciones de Artiem Hotels para hacer frente a la pandemia también la han hecho merecedora del premio Hotels & Tourism de Caixabank en Baleares, en la categoría “Mejor iniciativa social”, por proyectos solidarios como #OneRoomOneLife y “Menorca en tus manos”.Por su parte, Riu Hotels & Resorts lanzó hace dos años una estrategia de responsabilidad social corporativa con una metodología científica que le ha permitido elaborar un plan de trabajo para abordar las carencias y problemas detectados en cada destino con la comunidad local y creando alianzas a largo plazo.


“Desde la ABEF, siempre ponemos en valor la importancia de trabajar en el llamado triple balance: en el económico, por supuesto, pero también en el social y medio ambiental, con prácticas que contribuyan a la calidad de vida de las personas y del medio ambiente a largo plazo”, resalta Vidal. 


El crecimiento sostenible, la gestión medioambiental, la inclusión social y la buena administración son objetivos prioritarios para los socios de la ABEF, a través de los cuales se pretende crear una prosperidad compartida entre todos. Este esfuerzo por impulsar la consecución de los ODS ha sido reconocido en numerosas ocasiones. Sampol, Melchor Mascaró, Meliá Hotels y Grupo Piñero recibieron en 2020 un galardón por su adhesión a la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Además, el mismo año Sampol se hizo con el Premio a la Sostenibilidad en los Premios Innobankia.



ARTIEM Hotels recibe el premio Hotels & Tourism de Caixabank

ARTIEM Hotels recibe el premio Hotels & Tourism de Caixabank

ARTIEM Hotels ha ganado el premio a la “Mejor iniciativa social” en la tercera edición de los premios Hotels & Tourism de CaixaBank en Baleares, que este año han reconocido las mejores iniciativas sociales y las más innovadoras a la hora de dar respuesta a la crisis derivada de la COVID-19.

 

Sus proyectos solidarios para hacer frente a la pandemia, entre los que destacan acciones como #OneRoomOneLife (habitación solidaria) y “Menorca en tus manos”, pensados para ayudar a familias en situación de vulnerabilidad y reactivar la economía local, le han hecho merecedor de este galardón. Por su parte “Menorquikm0”, un proyecto surgido a raíz de “Menorca en tus manos”,  ha aportado alimentos frescos al comedor de Cáritas y ha potenciado el consumo de producto local. En los meses más duros de la pandemia, la cadena cedió también el Hotel ARTIEM Carlos para atender a enfermos de COVID y desarrolló un plan con asociaciones territoriales y otros colaboradores para que sus empleados pudieran volver a trabajar en la temporada de 2020.

 

La Fundació Impulsa Baleares y Zafiro Hotels también han recibido el mismo premio en la categoría “Mejor iniciativa institucional”, por sus soluciones para mejorar la competitividad turística en las Islas, y “Mejor iniciativa innovadora”, por su asistente virtual Zalia, respectivamente.

 

Fuente: Diario de Mallorca.