Esther Vidal: “Son los detalles los que hacen grandes nuestras compañías”

La presidenta de la Associació Balear de l’Empresa Familiar (ABEF), Esther Vidal, destacó durante la celebración del vigésimo aniversario de la entidad que además de “la importancia que tiene la empresa familiar en la sociedad, en el peso del PIB, en la creación de empleo, en la capacidad de innovar o en ser el sostén del tejido socioeconómico” lo que hace grandes a estas empresas “son los detalles emotivos y familiares”. Así lo afirmó durante el acto que se ha celebrado este viernes en el claustre de Sant Francesc, al que asistieron alrededor de 200 empresarios de compañías familiares y el director del Instituto de la Empresa Familiar, Juan Corona.

 

La presidenta quiso ensalzar la figura de “los pioneros de la saga, nuestros padrins, que iniciaron sus viajes hacia destinos empresariales desconocidos, de manera valiente, arriesgada y muchas veces solo con la voluntad como principal capital. Eso sí, una voluntad férrea e indomable”. Y señaló que “el gran reto” de los empresarios no es “tener una buena vida o un buen sueldo”, sino que “trabajamos para que el nombre del padrí, ya convertido en marca empresarial, social, de familia, no se vea cuestionado en el futuro y para que las generaciones venideras asuman su defensa y la necesidad de la permanencia”.

 

Uno de los momentos más destacables ha sido la proyección de un emotivo vídeo titulado “Historias de la empresa familiar”, en el que varias familias empresarias explicaron en primera persona qué es su compañía y qué significa para ellos la familia empresarial. Los adjetivos que más sonaron a la hora de describir su negocio fueron: responsabilidad, generosidad, tradición, raíces, pasión, entusiasmo, valores, compromiso y sentimiento, entre otros. Un testimonio audiovisual que la presidenta calificó de “sincero y enriquecedor”, al tiempo que proponía que el vídeo de la ABEF “tendría que verse en nuestros colegios, para que los estudiantes actuales, futuros gestores de nuestra sociedad, sepan de primera mano lo que es una empresa”.

 

Una de las sorpresas de la velada fue la presentación del acto, que corrió a cargo de Juanma López Iturriaga, exjugador de baloncesto y comunicador. En su intervención, el presentador comparó las similitudes del deporte con la empresa familia, siendo una de ellas los valores. “Lo que se pretende en cualquier equipo deportivo es cimentar unos valores y lo mismo ocurre en vuestras empresas”, señaló.

 

Más adelante, la presidenta recordó a los presentes el motivo de esta reunión: “Hoy celebramos veinte años de vida como asociación gracias al empuje de unos cuantos empresarios, que consiguieron ponerla en marcha con el objetivo de impulsar las empresas familiares de Baleares como motor de la economía productiva y la generación de empleo, garantizando la continuidad de su carácter familiar y el fomento de la cultura empresarial”.

 

Vidal quiso aprovechar la ocasión para agradecer “los esfuerzos” que han hecho los tres expresidentes de la ABEF, José Luis Roses, Juan Carlos Rosselló y Rafael Salas, y de sus respectivos equipos, quienes se dedicaron “a crear, a fortalecer y consolidar nuestra asociación”.

 

El discurso de la presidenta finalizó felicitando a su padre, Francisco Vidal, por su premio al mejor empresario del año que le ha otorgado la CAEB. “Papá, te lo mereces. Solo pido en este momento que tus hijos seamos capaces de hacer por nuestros hijos, aunque sea solo una parte de lo que has hecho tú por nosotros”, concluyó.

 

La celebración del 20º aniversario concluyó con un cóctel a cargo del catering de Andreu Genestra.



Tags: ABEF, Associació Familiar de l'Empresa Familiar, Esther Vidal, XX Aniversario, presidenta de la ABEF, Asociados ABEF, Andreu Genestra, Juanma López Iturriaga