XI JORNADA DE LA CÁTEDRA BANCA MARCH DE LA EMPRESA FAMILIAR

La productividad de las empresas familiares, el reto del talento y la internacionalización fueron los temas analizados en el acto, que contó con Europastry como compañía invitada

  • Rafel Crespí, director de la Cátedra Banca March de la Empresa Familiar, presentó un avance del estudio Productividad y tamaño de la empresa familiar en Europa.
  • José Cuevas, director de Grandes Empresas de Banca March, analizó la problemática de la empresa familiar ante el reto del talento.
  • Jordi Morral, consejero delegado de Europastry, abordó la transformación de una empresa familiar en una compañía multilocal.

Hoy se ha celebrado en el salón de actos de la Cámara de Comercio de Mallorca la XI Jornada de la Cátedra Banca March de la Empresa Familiar. La presentación de la jornada corrió a cargo de Jordi Llabrés, vicerrector de innovación y relaciones institucionales de la UIB; José Luis Acea, consejero delegado de Banca March; Rafael Salas, presidente de la Asociación Balear de la Empresa Familiar (ABEF); y Rafel Crespí, director de la Cátedra Banca March de la Empresa Familiar. En esta ocasión, como ponente destacado, se contó con la presencia de Jordi Morral, consejero delegado de Europastry, empresa familiar líder en el sector de las masas congeladas de pan y bollería, que opera en 50 países, con fábricas en España, Portugal, Países Bajos y Estados Unidos.

José Luis Acea recordó la identificación de la entidad mallorquina con las empresas familiares —es el único banco español de propiedad 100% familiar— y destacó la importancia de seguir apoyando la investigación académica en este ámbito a través de una cátedra impartida por la universidad del lugar en que nació Banca March hace ya más de 90 años, como claro ejemplo del compromiso de la entidad con su territorio de origen. ”Estos compromisos son los que hacen que Banca March sea un banco único, diferente del resto de entidades. Los negocios no son sólo números; los negocios, las empresas, especialmente las familiares, tienen alma y valores, y en Banca March lo sabemos. Conocemos los sacrificios y esfuerzos a que deben enfrentarse los empresarios para sacar adelante sus proyectos”, aseguró el primer ejecutivo de Banca March.

Rafel Crespí, director de la Cátedra Banca March de la Empresa Familiar, presentó un avance del estudio Productividad y tamaño de la empresa familiar en Europa, en el que se analiza la productividad de una muestra representativa de empresas europeas de España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido para el período 2009-2016. “Este informe”, explicó Crespí, “es una continuación de estudios previos auspiciados por Banca March en los que se mostraba una rentabilidad superior de las empresas familiares, atribuible a su riqueza socioemocional y su orientación al largo plazo. El estudio de la productividad pretende aislar los efectos de los precios en los mercados, generalmente debidos a la intensidad competitiva, para explicar diferencias en habilidades de gestión. Se trata de contrastar si las estructuras organizativas de las empresas familiares, fruto de su orientación a la continuidad a lo largo de generaciones, favorecen una gestión más eficiente, entendida como una mejor capacidad para combinar inversiones de capital y gestión del trabajo que lleva a generar más valor añadido”.

Según el análisis, las diferencias de productividad entre empresas homogéneas del mismo sector se explican en base a los siguientes factores: el entorno regulatorio de cada país, el tamaño de las empresas y las estructuras de decisión y habilidades de gestión. En este último aspecto se identifican las diferencias más significativas entre empresas familiares y no familiares.

Los resultados de productividad comparada entre países para el período 2009-2016 permiten concluir que:

  • Más del 15% del crecimiento de las ventas en las empresas europeas viene explicado por ganancias de productividad, más allá de las inversiones o incrementos del número de empleados.
  • La empresa española está situada en niveles de productividad del orden del 86% en comparación con la productividad de las empresas en los 4 países europeos de este estudio.
  • Las diferencias de productividad de las empresas españolas en relación a las empresas europeas del estudio son menores para empresas de mayor tamaño. Para las grandes empresas, las diferencias desaparecen.
  • El crecimiento de la productividad de las empresas españolas fue ligeramente inferior al de las europeas durante la crisis. Con la recuperación económica, las empresas españolas exhiben crecimientos de productividad significativamente superiores.
  • El crecimiento de la productividad de la empresa familiar española es superior a la empresa no familiar española en los últimos 6 años.
  • Este comportamiento es también aplicable a las empresas familiares de los 4 países restantes analizados
  • El crecimiento de la productividad de las empresas familiares españolas en relación a las empresas familiares europeas ha sido inferior hasta 2013. En el período 2014-2016 su productividad crece a tasas mayores que las empresas familiares europeas.

José Cuevas, director de Banca de Grandes Empresas de Banca March, abordó la problemática de las empresas familiares ante el reto del talento y la transformación que han llevado, conscientes de que su mayor reto en la actualidad no es solo innovar, sino hacerlo con la suficiente rapidez: “Para innovar con éxito es necesario disponer de una estrategia clara y adecuada, que ordene el proceso de transformación permanente que debe existir siempre en una empresa familiar, la cual suele tener recursos más limitados que las organizaciones no familiares con las que compite”, explicó durante su ponencia.

Como colofón del acto, Jordi Morral, consejero delegado de Europastry, realizó una presentación de la compañía para después abordar la exitosa transformación de empresa familiar a lo que Morral llamó empresa multilocal. “En el transcurso de los años hemos hecho de  Europastry una multinacional por su presencia tanto comercial como industrial en distintos países, siempre  con un enfoque multilocal, lo que significa que nos adaptamos a los gustos y tradiciones locales en el sentido más amplio del término. Nuestro objetivo es estar siempre  muy cerca del mercado y del cliente, atendiendo a sus necesidades y visualizando oportunidades de innovación para ofrecer un mejor producto y servicio”, remarcó el consejero delegado de Europastry.